jueves, 5 de agosto de 2010

Trabajo con símbolos vivos

Voy a empezar a desmenuzar la gran cita de Jung que pegué en el post anterior.Lo más importante es la diferenciación entre símbolos y signos.

"Todo criterio que explique la expresión simbólica
como analogía o designación abreviada, es semiótica.
En cambio será simbólica la concepción que declare
la expresión simbólica como la mejor formulación
posible —luego imposible de exponer más clara o
característicamente por de pronto— de una cosa relativamente
desconocida. "

Más adelante explica que en ocasiones el contenido de un símbolo llega a conocerse lo suficiente como para representarlo con un signo.En ese momento el símbolo muere.
El artista que cuando le preguntan que significa su obra puede contestar "significa tal cosa" trabaja con símbolos muertos, con signos.
Esto es importante en relación con concepciones semióticas del arte que están cobrando fuerza.Y que están logrando invadir la educación artística con contenidos de diseño gráfico, comunicación,marketing.
Con esto no quiero decir que es arte solamente la obra que es un símbolo vivo.
Quizás lo que hacen los diseñadores gráficos también sea arte. 
Pero hay gente tomada por  esta concepción semiótica del arte. 
Artistas convencidos de que si una obra no tiene un significado concreto y explícito, si no comunica un mensaje,  queda del lado de la locura. 
Si esto lo dijeran solamente los diseñadores gráficos yo no me preocuparía.Pero nunca escuché a un diseñador gráfico decir algo así. 
Esto es importante porque tiene que ver con como le encontramos un sentido a lo que hacemos.
No es lo mismo decir "hago locuras" que "trabajo con símbolos vivos". 




3 comentarios:

  1. Creo que la definición del arte es dinámica, es decir, lo que el arte "es" se constituye con el carácter de cada época.
    La semiótica es posterior al arte. Sin embargo, si presentásemos una concepción semiótica de la obra, no necesariamente estaríamos en presencia de "diseño gráfico".
    La obra artística comunica, siempre. Y el hecho de que no comunique en términos racionalmente simbólicos (apuntando al concepto de "símbolos muiertos") no la ubica forzosamente del lado de la locura, sino, precisamente, del lado del arte, del lado del símbolo vivo, esa fuerza dinámica anterior a la semiótica.

    ResponderEliminar
  2. Esto viene de una discusión con mi profesor de muralismo. Según él en las escuelas de arte tiene que haber contenidos de las ciencias de la comunicación.Porque el arte es comunicación.Y si el artista no se considera un comunicador es un bohemio,un exéntrico y un loco.
    A mi me parece un planteo muy desfavorable a los artistas.Porque así el arte quedaría entre las ciencias de la comunicación y la locura.
    A mi me parece bien que el arte y la educación artística se relacionen con las ciencias de la comunicación.Pero con la condición de que también se relacionen con otras disciplinas. A mi me interesa Jung.Y me parecería bien que en las escuelas de arte haya una materia sobre la psicología junguiana, o incluso un taller que sea "imaginación activa". A otros les interesarán otras cosas. Por eso me parece una locura meter a la locura en
    esto. El arte es un disciplina entre otras.en una realidad compleja.Por eso está bueno que las escuelas de arte se mantengan sencillas.Que enseñen las técnicas, un poco de historia del arte, y que después cada cual siga su camino.

    ResponderEliminar
  3. Me parece que la discusión pasaría por establecer si una obra artística es un medio que comunica una idea o algo más, por lo cual no precisaría comunicar.
    Por mi parte, ya desde la cuna, tengo una visión más amplia del arte. La obra ES. Comunique o no. Limitar al artista a la función comunicativa es reducir su trabajo a una instancia posterior a la creación.
    Ahora, si hablamos exclusivamente de muralismo, se podría tener en cuenta la función comunicativa de la obra artística. Pero sólo por el carácter público del lugar y la permanencia de la obra.

    ResponderEliminar