viernes, 16 de diciembre de 2011

Exposición de Faradje en el CC Recoleta


La verdad que no pensaba ir a la inauguración, me desconecté mucho de todo ese ambiente. Iba a ir después tranquilo. Pero volvía de trabajar, estaba en Once, en la terminal del Sarmiento y crucé a comer en Banchero, no había casi nadie ahí. Es rarísimo, a esa hora en Once está lleno de gente y los bolichitos para comer están llenos. Bueno, Banchero no. Y ahí me puse a mirar los cuadros grandes que tienen ahí, tipo murales. Muy buenos, unos paisajes de La Boca. Salí, caminé 2 metros para la izquierda, para el lado de la parada del 98. Y me dí vuelta, me puse a caminar para el otro lado, y caminé hasta el CC Cutural Recoleta. No pude no ir.
La verdad que hice bien, increíble la muestra.

En las fotos lo que llama la atención es el cambio en el contenido, en los temas. Todo el trabajo sobre el peronismo, y  además aprovechó el rojo que siempre usa para representar a los federales. Pero cuando uno entra lo más impresionante es la presencia que tienen las obras en cuanto a la factura. No son como los de la serie anterior. Estos tienen mucha más fuerza, son mucho más informalistas. Algunos tienen mucho relieve, les pegó como unos masacotes de hilo, enchastrados con cemento de contacto. Pero con un relieve como de 10cm. con ese relieve los soldaditos de plástico y los avioncitos que pega se intergran.  Y está trabajando sobre  madera terciada. Y usa mucha encáustica. Es rarísimo el efecto de las texturas. La encáustica tiene una textura mate, y es traslúcida, y en algunos me parece que usó esmalte sintético, más que nada rojo. Y al lado de la encáustica el sintético brilla mucho.

Bueno, no se... vayan a verla mientras todavía quedan catálogos!

jueves, 1 de diciembre de 2011

El aspecto devorador de la pintura


Es común que la gente aficionada a la pintura diga que le gusta pintar porque ahí se olvida de todo, es como una terapia...
Eso es muy bueno, y es verdad. Pero a los pintores, la gente que está especializada, que sabe pintar, que pinta bien,  les pasa otra cosa. O la misma. Es común que los pintores tengamos problemas precisamente con eso. La pintura te hace olvidar de todo, pero eso genera locura ¿No es raro? Para unos eso es "como una terapia" y a los otros los vuelve locos. No locos locos, pero uno se cuelga, pierde la perspectiva frente al mundo real, incluso puede tener un ligero delirio, la pintura lo vuelve a uno medio megalómano. Hay pintores que creen que están salvando al mundo con lo que pintan. Y tiende a tomar todo. Al principio cuando uno estudia tiene que usar la fuerza de voluntad para concentrarse y ponerse a pintar, después lo difícil es parar.  
Me parece que lo que tengo que hacer es primero tener cierto control sobre mi vida, ordenar, relacionarme con el mundo real. Dentro de sa estructura darle un espacio a la pintura, y soltarla ahí, y que haga lo que quiera. Después volver.




La Reina de las Víboras


Esta es la segunda parte de esta serie de collages, son un poco más grandes. Miden 30x30cm. Es complejo componer en un espacio cuadrado. Siempre me olvido, pero complica bastante... Todo tiende a quedar en el medio, enseguida predominan direcciones ortogonales, un quilombo...
Pero bueno, acá están. Son un poco más sutiles que las anteriores, más trabajadas.
Como a las anteriores las empecé con lápiz, sobre una base turquesa. Dibujo con lápiz y regla. Creo que eso es algo que se me impregnó cuando vi la muestra de Lopez Osornio. Él es un concreto, pero no del todo. La estructura es concreta, incluso la forma, pero la factura no. Trabaja con cinta, pero después usa veladuras medio desprolijas, pega y arranca papel, muestra la pincelada. No fue algo intencional, creo que la mejor manera de influenciarse es esa, cuando algo queda impregnado en uno. Después eso se puede analizar, ahí ya se pueden sacar conclusiones y modificar el método de trabajo. Llevar esa intuición hasta sus consecuencias.








Turquesa 1



Son unas maderitas de 30x19cm. Estoy tratando de trabajar más por serie. Y empecé a usar regla. 
Me parece que el collage se presta mucho a trabajos más basados en el dibujo, algo espontáneo, abocetado. Como un paso previo para un proyecto más complejo. Porque en la cantidad salen cosas interesantes.