jueves, 9 de febrero de 2012

Otra bicha y otro texto alquímico

"Un rostro inofensivo" 39x92cm Acrílico y collage sobre MDF

Estos formatos tan apaisados son difíciles, tienden a llenarse de paralelas o de triángulos en las direcciones generales. Y se hace difícil componer. Esta vez traté de hacer que la serpiente vuele, pero sin hacerle alas, y me quedó como nadando. La puse en bajo contraste con el fondo, en una clave intermedia alta. Y el contraste lo puse en la tierra. También ayudan las ondas, dan como algo acuático...
Pareciera que está por comerse el huevo. Pero el huevo parece ser una semilla, porque está germinando. Le está saliendo una estructura por arriba. Así que puede ser que crezca desde adentro de la serpiente, una serpiente-arbol.
Encontré un texto de Jung esta vez, más complejo que el anterior de la discípula:
El Tractatus Aristotelis contiene un pasaje importante que ilustra la psicología del alquimista:
La serpiente es más astuta que todos los animales de la tierra; por debajo de la belleza de su piel muestra un rostro inofensivo y, cuando está sumergida en el agua, forma, por la ilusión, igualmente como una materia hipostática. En el agua reúne la serpiente las fuerzas (virtutes) de la tierra, esto es, su cuerpo. Como es muy sedienta, bebió desorbitadamente, de suerte que se embriagó y logró que desapareciera (decipere) la naturaleza a la cual está unida.
La serpiente es el mercurio que, como sustancia fundamental (hipostática), se forma asimismo en el agua y devora la naturaleza unida a él (véase figura 87) (el sol que se anega en la fuente de mercurio; el león que devora al sol, véase figura 120; Beya  que disuelve en si a Gabricus). La materia se forma por ilusión, que necesariamente es la del que trabaja en la obra. Esta ilusión podría ser la vera imaginatio, que posee fuerza informadora. ("Psicología y Alquimia" Jung, SANTIAGO RUEDA EDITOR 1957, p. 274)
Lo del león que devora al sol está un poco en el collage, pero es la serpiente devorando, o por devorar, al huevo. Tanto el huevo como el sol son símbolos del si mismo. Pero en el sol se acentúa el carácter de mandala, en cambio el huevo generalmente es de donde va a nacer el si mismo generalmente personificado, como niño divino. En el collage también es una semilla. Pero la serpiente es mucho más compleja que el león, es más primitiva, pero menos animal, menos salvaje. 
Lo que llego a interpretar es que algo, una personalidad, una actitud, la serpiente, se sumerge en el inconsciente, el agua. Esa personalidad que es la serpiente se sumerge y toma tanto de las profundidades que se disuelve. Pero por medio de la atención consciente, enfocada mediante la imaginación activa se crea la materia. La materia es la primera fase del símbolo que se tiene que desarrollar. Se desarrolla mediante la obra, la producción de obra. 


figura 87

figura 120



No hay comentarios:

Publicar un comentario