lunes, 16 de abril de 2012

Las Ménades





El sueño era así:

Yo estaba en el balcón. Estaban refaccionando el edificio y habían sacado los límites entre los balcones de los departamentos.Se veían varios, y uno era una terraza, una casa antigua como las de San Telmo. Y ahí había varias mujeres en camisón, chicas y señoras más grandes. Estaban todas paradas pegadas a la pared, una al lado de otra. Y estaba una amiga,  les sacaba fotos.

Más a la izquierda se veía otra terraza. Una parra crecía sobre una estructura de madera, como hacen a veces para que de sombra. Y también había un ciprés. Me di cuenta de que esas mujeres eran parcas, y le dije a mi amiga que estaría bueno que sacáramos fotos allá. Porque el ciprés para los griegos era un símbolo funerario. Ella dijo que no, que ahí no teníamos que sacar fotos, por el ángulo.
Después me acordé que esas fotos las había visto en un libro en una escena anterior que era en una librería.

Lo del "ángulo" sueña extraño, pero me di cuenta de que es algo muy concreto. Ella las fotos las sacaba de frente, y las mujeres estaban pegadas a la pared. Era una imagen plana, como una escultura en relieve. Daba un efecto como griego, la pintura griega era plana.  En cambio en el jardín ya hubiese habido profundidad y la luz filtrada por el follaje de la parra. Me parece que uno de los aspectos de eso es que tengo que volver a componer con figura humana. Lo venía haciendo en los murales, pero hace tiempo que solamente vengo haciendo dibujos abstractos.


Lo de las "parcas" también es extraño. Las parcas son tres, y acá había muchas. En general se las representa viejas, pero acá había de todas las edades. La parra me hace pensar que en el sueño  a la vez eran ménades o bacantes.  Lo del ciprés como simbolo funerario griego me parece que yo no lo sabía, pero después lo googlié y es así...   lo que si sabía  es que era el árbol de Zeus, porque en general el rayo cae sobre los cipreses,  son como un pararrayos...  y simboliza el "eje del mundo". Atraviesa, une, el cielo y el infierno. De ahí su relación con los rituales funerarios, conecta el mundo de los muertos y el de los vivos.  Las ménades eran bastante sanguinarias. Las bacantes, en su desenfreno, atacaban a los hombres que encontraban en su camino, como parte del ritual. En el sueño son inofensivas porque están al sol, frente a la pared y "congeladas" por la fotografía. Es como si disponiéndolas así quedaran neutralizadas por un poder apolíneo...  Pero enfrentarlas a la sombra de la parra sería muy peligroso, ahí además se unen el cielo y el infierno...
En el sueño mi amiga me dice que ahí no. 

En la realidad esta amiga está escribiendo sobre Caperucita Roja y otros cuentos así, para una obra de teatro.
Me parece que por eso aparece ella en el sueño.
Como figura peligrosa, en el sentido que presenta el sueño, Caperucita Roja está muy bien.
 Si uno se pone a pensar lo que pasa en el cuento es que el encuentro resultó fatal para el Lobo...  
Siguiendo con los griegos pienso en la hechicera Circe, que transformaba a los hombres en cerdos y en leones.
Caperucita los encuentra en el bosque (en mi sueño es la parra), los transforma  en lobos y  los hace matar...
Y acá está el sentido del mural que pinté hace casi dos años:



1 comentario: