jueves, 16 de agosto de 2012

¿Cómo usar, en la vida cotidiana, lo que leo?



Andaba ausente, a un amigo le llamó la atención. Le dije que es que anduve leyendo mucho. Según él lo malo es que después uno no se acuerda de lo que leyó.  Y ahí vino lo interesante. Yo le contesté que uno se olvida lo que leyó si no lo usa. Pero él es profesor de lengua, casi siempre lee literatura. Y le pareció extraña la idea de usar lo que uno lee. Me dijo que él anduvo leyendo sobre uns reyes de Inglaterra... Lo único que se le ocurrió fue que se puede usar el conocimiento para contárselo a alguien en una conversación...
Y ahí quedó todo. Lo que yo había estado leyendo eran unos libros sobre prácticas de si, que son inmediatamente aplicables en la práctica, y los había estado relacionando con unos libros de Jund y de Mircea Eliade.  Eso es aplicable.
 ¿Pero como hacer para poder aplicar a la vida cotidiana cualquier cosa que uno lea?
Y ahora, que no me podía dormir, lo vi. Es el Tarot. Una de las propiedades del Tarot es que sirve de nexo entre las lecturas literarias, o históricas, o filosóficas, y la vida cotidiana. Porque con lo que uno leyó reinterpreta los arcanos, y con el Tarot interpreta la realidad.
En el caso de lo que había leído mi amigo era re fácil de aplicar. En el Tarot hay cuatro reyes y un emperador, cuatro reinas y una emperatriz, cuatro caballeros y el carro, y cuatro pajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario