viernes, 12 de abril de 2013

Elipse


Empiezo a ver adonde quiero ir con lo que escribí en el post anterior. No quiero quemar los proyectos escribiendo sobre lo que está en obra. Mucho menos sobre lo que pienso hacer después. Y tampoco sobre cosas viejas, terminadas, que ya no me entusiasman.
Lo que tengo que hacer es describir una elipse, escribir en los bordes de lo que estoy pensando mientras dibujo. Escribir sobre los libros en los que voy pensando, sin ligarlos demasiado a la obra. Por más que ya lo haya relacionado. Y esas citas, fragmentos de libros, interpretaciones, son lo que haría falta citar en los posts más elaborados al final de cada proyecto. Citar con links a cada post.
Siempre me resistí a hacer eso, porque me parecía que así se desvirtuaba el blog. Al principio yo lo había pensado como un lugar donde mostrar mi obra... estaba equivocado. Los blogs más como diarios.

Mucha gente no escribe blogs, artistas muy buenos y muy inteligentes. Creo que es porque sienten que no tienen algo cerrado para decir, un texto en el cual ellos reconozcan una interpretación completa de lo que hacen. Otros no escriben por lo contrario, porque no quieren cerrar los proyectos, un poco lo que me está pasando a mi. Y escribir sobre otra cosa menos... porque no quieren tocar de oído sobre materias que no dominan. Bueno, eso es lo necesario.

Todos los artistas trabajan con cosas que no dominan de otra manera. Un pintor no es un epistemólogo. Y está bien, no se si alguien los necesita. Nunca me pasó decirle a alguien "me pasa tal cosa"  y que me conteste "Uh... que bajón, vas a tener que consultar al epistemólogo. Pedite turno".

Y así es como se llega a que el arte no diga nada. Es porque se lo saca de contexto. Casi todas las obras están entretejidas de libros mal digeridos, salvo las de artistas que no leen.
Lo que en general se pierde de vista es que hacer un recorte en la obra de un autor ya es una interpretación. Y si hay una selección de autores eso va dibujando un recorrido. Se trata de amplificar esas citas, asociar, interpretar un poco. Todo esto tiene que dar la impresión de ser contradictorio, y que no se sepa del todo adonde apunta. Así es como se recrea el contexto donde se produce casi siempre la obra. De  hecho es mucho mejor. Porque al capturarlo se transforma en otra cosa. Es algo que hace 20 años era utópico, era imposible cuando no había Internet. Por eso la gente de otra generación no lo entiende, por más que los libros ya existían. 

El street art es el primer fruto de Internet en la plástica. El espacio donde se expone el street art no es tanto la calle en si, sino Internet. Basta ver la época durante la cual se extendió por todo el mundo masivamente...
Pero el street art es bobo, adolescente. Supongo que eso sucede porque Internet es el territorio de los nativos digitales, y es natural que si los que usan el medio son jóvenes la obra sea infantil.
También hay otra razón. En Internet la atención es un  bien escaso. Hay demasiadas cosas y casi nadie le presta mucha atención a nada. El arte que sale de eso tiene que ser algo muy elemental. O no...

Los blogs se están diferenciando cada vez más como algo muy específico. Ser usado para citar libros y hacer interpretaciones sobre la marcha, en forma de diario, está en la naturaleza de los blogs.
Cuando a las cosas se las usa de acuerdo a su naturaleza dan frutos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario