lunes, 15 de abril de 2013

Marie Louise Von Franz, casi un manifiesto


Tiene muchos usos el tarot

Bueno. En algún momento tenía que empezar con lo que decía en el post anterior...
Es un fragmento de un texto muy sencillo, de la discípula de Jung, Marie Louise Von Franz. Es parte de "El hombre y sus símbolos". Y es casi un manifiesto... aunque nunca encontré que alguien lo cite:
Hoy día hay más y más gentes, en especial las que viven en las grandes ciudades, que sufren un terrible vacío y aburrimiento, como si estuvieran esperando algo que jamás llega. Las películas y la televisión, los espectáculos deportivos y las excitaciones políticas pueden divertirlas por un momento, pero una y otra vez, agotadas y desanimadas, tienen que volver al yermo de su propia vida.
La única aventura que aún merece la pena para el hombre moderno se encuentra en el reino interior de la psique inconsciente. Con esta idea vagamente en el pensamiento muchos se vuelven hoy día hacia el yoga y otras prácticas orientales. Pero tales cosas no ofrecen ninguna nueva aventura auténtica, porque en ellas solo obtienen lo que lo que ya es conocido para los hindúes o los chinos, sin que lleguen al verdadero contacto con el centro de su vida interior. Aunque es cierto que los métodos orientales sirven para concentrar la mente y dirigirla al interior  y que esa forma de proceder es, en cierto sentido, análoga a la introversión de un tratamiento analítico, hay una diferencia muy importante. Jung desarrolla una forma de alcanzar el propio centro interior y de establecer contacto con el misterio vivo del inconsciente, por uno mismo y sin ayuda. Esto es completamente distinto que seguir un camino ya muy trillado. Tratar de conceder a la realidad viva del "si-mismo" una cantidad constante de atención diaria es como tratar de vivir en dos niveles o en dos mundos diferentes. Dedicamos nuestra mente, como antes, a los deberes externos, pero, al mismo tiempo, permanecemos alerta a los indicios y signos, en los sueños y en sucesos exteriores, que utiliza el "si-mismo" para simbolizar sus intenciones, la dirección en que se mueve el curso de la vida.
(Marie Louise Von Franz "El Hombre y sus Símbolos", p.208. Caralt Editor S.A. 1976)

 El texto es muy sencillo. Pero hay varias cuestiones que es fácil pasar por alto ahí, por lo menos en una lectura distraída:

-Lo más extraño es que no plantea el contacto con el inconsciente como algo terapéutico. Propone, como algo divertido, una "aventura al reino interior de la psique inconsciente". Jung nunca dijo que fuese divertido, pero es un buen criterio para decidir si la obra va bien.

 -" Jung desarrolla una forma de alcanzar el propio centro interior y de establecer contacto con el misterio vivo del inconsciente, por uno mismo y sin ayuda.". A ver... lo digo de vuelta.  "por uno mismo y sin ayuda". No solo no es una terapia sino que además es algo que hace uno mismo. Insinúa otra forma de leer a Jung. Porque lo normal sería pensar que Jung escribía exclusivamente para psiquiatras y psicólogos, y que en su obra describía un método terapéutico. Bueno, acá pareciera que hay más que eso. En cierta forma plantea la obra de Jung como una serie de recursos para implementar una serie de prácticas de si, que básicamente consistirían en "Tratar de conceder a la realidad viva del "si-mismo" una cantidad constante de atención diaria".

- Lo que dice sobre vivir en dos niveles o dos mundos diferentes es muy serio. Von Franz insiste mucho en sus libros sobre esta idea, en cambio Jung no. En general uno tiende a identificarse con los contenidos del mundo interior, es la actitud que todavía predomina en nuestra cultura.

- Cuando desprecia a las películas, la televisión, los espectáculos deportivos y la política también lo hace en serio. Es un lugar común. Pero en este contexto significa algo muy concreto, porque ella está proponiendo una alternativa.

- La crítica al orientalismo también es en serio. Y si bien esto fue escrito hace muchos años todavía es actual. En la práctica la consecuencia es que esta gente no desarrolla su creatividad. Y peor aún, no produce. "Tratar de conceder a la realidad viva del "si-mismo" una cantidad constante de atención diaria" es muy productivo, uno trae objetos de ese otro mundo, cosas que se pueden compartir.

Y ahí está...
Me da mucho pudor publicar algo así. Pero a Marie Louise Von Franz no la lee casi nadie acá. Y como dije, es casi un manifiesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario