sábado, 10 de agosto de 2013

Simbolismo del ojo (Jung)




En general por más que uno haya  leído bastante sobre simbolismo se le escapa casi todo del sentido de lo que está dibujando. Anoche me preguntaban por el sentido de lo que escribo abajo de los mandalas. Y no... es una amplificación, no es que quiera decir algo. Pero ahora me entró curiosidad y busqué los ojos en el índice temático del libro Mysterium Coniunctionis. A ver qué tenía para decir Jung sobre el ojo en el simbolismo alquímico. Y bueno, es impresionante. Vale la pena poner dos párrafos completos con las notas y todo:

I-24
Homorio de Autún recoge este motivo de la herida en su comentario al Cantar de los Cantares. En 4, 9 se lee: "has herido mi corazón hermana mía, esposa, has herido mi corazón con una mirada tuya, con uno de los cabellos de tu cuello". La esposa dice en 1,4: "negra soy pero hermosa", y en el 5: "No os fijéis en que soy morena, es que el Sol me ha quemado". La alusión a la nigredo no escapó a los alquimistas. Pero en el cantar se indica algo más peligroso sobre las esposa; 6 dice: "Tú eres bella, amiga mía, dulce y graciosa como Jerusalén, terrible como un ejército en orden de batalla"(168); 4 "Aparta de mí tus ojos porque ellos me hicieron huir volando"; "10: "Quién es esa que avanza como la aurora que se levanta "aurora consurgens), bella como la Luna, elegida como el Sol, terrible como un ejército en orden de batalla?". La sponsa es, por lo tanto, no sólo encantadora e inofensiva, sino también maga y terrible, como la cara de Selene emparentada con Hécate. Al igual que ésta, la Luna es un ojo omnisciente. Como Hécate, provoca el delirio, la epilepsia y otras enfermedades. Su dominio específico es el encantamiento amoroso, la magia en general, donde desempeñan un gran papel la Luna nueva, la Luna llena y el eclipse lunar. (...)
La sponsa es la oscura Luna nueva - según la concepción cristiana, la Iglesia en el tiempo del abrazo nupcial-, y esa unión es a la vez una herida del sponsus Sol-Cristo. Honorio comenta la frase "heriste mi corazón" de la siguiente manera:
Por corazón se entiende el amor que se dice reside en el corazón, y el continente ocupa el lugar del contenido; y se asemeja a aquel que ama sin dudas a una mujer y cuyo corazón es herido de amor. Así, Cristo es herido en la Cruz por amor a la Iglesia. Primero heriste mi corazón cuando fui flagelado a causa de tu amor para hacerte mi hermana y nuevamente heriste mi corazón cuando, colgado en la cruz por amor a ti, fui herido para hacerte mi esposa partícipe de la gloria, y esto en uno de tus ojos(174)...  

Pero además esas dos notas a pié de página que marqué son muy importantes en relación a mi dibujo:

168: La traducción exacta del original hebreo es: "Eres bella, amiga mía, como Tirsá (antigua capital nor-israelita de samaria), igual que Jerusalén tu hermosura, terrible como escuadrón a banderas desplegadas. ¡ Aparta de mí tus ojos, que me turban! ¿Quién es esa que se asoma como el alba, hermosa como la Luna y límpida como el Sol, terrible como escuadrón a banderas desplegadas?". Los comentaristas leen "escuadrones", en hebreo nidgalot, como nirgalot, forma plural de Nirgal o Nergal. El Nergal babilónico es el dios de la guerra o del inframundo, señor de los espíritus y dios del calor del mediodía y del verano. Por eso Wittekindt (p8) traduce "temible como planetas". "Claramente se está pensando en los opuestos a la figura de Ishtar... La diosa es la graciosa dispensadora de amor y belleza, pero también guerrera, la que mata hombres" (l.c..,p.9). Pero un más se debería haber considerado, a causa de la magia, el aspecto infernal de Nergal en cuanto señor de los espíritus. (Cf. Jastrow, I, pp. 361, 467 y passim). También Haller (p. 40) se adhiere a la lectura de nirgalot. En hebreo las letras "d" y "r" son confundidas muy fácilmente (según me comunica Riwkah Scharf)

Ahí en esa nota aparece la referencia al infierno. Y de paso se ve el estilo de las notas a pié de página de ese libro, Mysterium Coniunctionis, que fue la última obra de Jung. Es un libro verdaderamente monstruoso...
La otra nota es algo específico sobre el ojo:

174: Curiosamente también en el antiguo Egipto el ojo tenía que ver con el hierosgamos de los dioses. En las inscripciones de Heliópolis, el día del inicio del otoño (es decir, del Sol que se extingue) es celebrado como "la fiesta de la diosa Iusasit", como la "venida de la hermana para unirse con su padre". En ese día completa la "diosa Mehnit... su trabajo..., para hacer entrar al dios Osiris en su ojo izquierdo", la Luna (Brugsch, pp. 285-286).

Y todo eso viene de una sola referencia del índice temático...
Es verdaderamente monstruoso ese libro. Para encontrar amplificaciones de los símbolos de un dibujo es genial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario