miércoles, 4 de septiembre de 2013

El mandala sin fondo



Me resistía, pero la verdad que los mandalas con un fondo quedan mucho mejor. Y hasta quedan más plenos de sentido, está lo de adentro y lo de afuera. Y ya es más como cualquier dibujo pero no...
Y eso que el mandala en si no quedó bueno.  Cuando le ponés un fondo al mandala estás ahí nomás de contar una historia.
Sería una linda idea para un libro álbum, la historia de una mandala que va pasando por distintas situaciones y va cambiando. También se presta mucho a usar esos recursos de calar las páginas y que se vea lo de atrás. Podría ser que en las primeras páginas el agujero sea más grande y solamente esté el fondo en esa página, cada página es un círculo menos, hasta la última página que no estaría calada...
Si, una linda idea. Ya lo deben haber hecho, pero hay tantas posibilidades...  claro el mandala, en principio, es algo bastante estático comparado con un personaje. Pero justamente lo interesante son las transformaciones que sufre. Jung siempre se ocupa de eso, de como un símbolo se va transformando. Su primer libro donde insinuó el concepto de arquetipo se llamaba así "Transformaciones y símbolos de la libido". En ese libro creo que todavía no usaba la palabra "mandala", pero es donde amplifica más el símbolo del héroe solar.  Y estaría bueno eso, reemplazar al héroe antropomórfico por el mandala, su emblema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario