domingo, 6 de abril de 2014

Sobre la resurrección de los muertos



Volví a dar clase, y me encontré con que a los chicos les gustan mucho las texturas. Así que me estoy metiendo en eso. Me parece que se hace así ¿No? Se va estudiando para enseñar, sobre la marcha.

Pensaba en San Pablo, lo que dice sobre la resurrección:
1 Corintios 15:35-50
Reina-Valera 1960 (RVR1960)35 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.39 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.41 Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Lo que marqué en negrita son las imágenes. Por un lado la referencia  a los planetas, al sol, a la luna. Y  la imagen vegetal, de la semilla y la planta que crece de la semilla. La imagen que se le forma a uno en la cabeza es algo así como un árbol cósmico. También es interesante que unos cuerpos celestes tengan más gloria que otros, como en la astrología.

Resulta curioso que en la tradición iconográfica cristiana no haya representaciones vegetales de la resurrección de los muertos. Sí hay cosas similares en la alquimia. Pero lo que me llama la atención es que una imagen de un árbol que germina desde un cuerpo muerto fuera tan importante en América precolombina:


Todo esto viene a que las texturas, cuando uno las usa mucho, tienden a tener un aspecto orgánico, vegetal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario