lunes, 9 de febrero de 2015

El hilo de Ariadna



Estas acuarelas las hice en la playa, pero no hay mucho que decir, venía pensando en otra cosa.

Venía pensando en la astrología. Bueno... todo este tiempo que prácticamente dejé el blog estuve leyendo mucho sobre astrología. Y...

Algo que discuto mucho siempre es  esa visión moderna de la astrología que relativiza lo bueno y lo malo, los aspectos benéficos y los maléficos... moderna o posmoderna, no sé. Seguramente eso fue empeorando. Eso siempre va acompañado de un énfasis en el lado psicológico de la astrología. Entonces los malos aspectos en una carta natal son rasgos de la personalidad, no son cosas malas que pasan. Aparentemente eso no deja con más libertad. Uno puede hacer lo que quiera, hay que aceptarse, las cosas malas son malas porque las vemos así, y en realidad tendríamos que verlas de otra manera... ahí está lo que no me gusta. 

En la medida que la astrología se vuelve psicológica, o psicologista, también se va poniendo a decirnos cómo tenemos que ser. En cambio con la astrología más predictiva no es tan así. Te dicen " a vos te va a pasar tal cosa", y ahí uno hace lo que mejor le parezca.  

Y lo que vi es que salvo Liz Greene estos astrólogos nombran mucho a Assagioli, el creador de la psicosíntesis. Osea... no se manejan con Jung. De Jung toman algunas palabras... pero las usan a la manera de Assagioli. Assagioli era de la misma secta que Alice Bailey. Algunas de las cartas del supuesto maestro tibetano eran dirigidas a él. Y él fue y tomó las palabras de Jung y las metió en su sistema. Y le pasó por encima a Jung. Quedaron todos usando las palabras de Jung y los conceptos de Assagioli, y eso es la psicología transpersonal. 

¿Qué lograron con eso? 
Hay un libro muy bueno en contra del teosofismo, "EL TEOSOFISMO historia de una pseudoreligión" de René Guénon (que está acá ). Y ahí cuenta la historia de esta gente. Según René Guénon el teosofismo es un invento de un sector de la masonería para contener a la clase media en occidente. Él los critica por derecha, pero igual está muy bien. 
¿Cuál es la diferencia con Jung?
La diferencia es que los teosofistas tiene muchas ideas sobre cómo tiene que ser una persona. En cambio Jung no. Jung no era para nada idealista. Y el trabajo que hizo con los símbolos no fue para usarlos en un sistema ni para meditar ni nada. Él lo que propone es la imaginación activa. Y ni siquiera dio demasiadas reglas para eso, cada uno la practica como puede . Y todo lo que escribió sobre los símbolos era para después, para después haber practicado la imaginación activa. No son para entenderlos antes. Para nada. Por eso son tan caóticos y abarrotados sus libros, porque son para leerlos después de haber hecho la experiencia. Es lo que decían los alquimistas, el que ya hizo el trabajo entiende los símbolos. Y no era visualizar un par de veces en un taller grupal y ponerse a interpretar. La imaginación activa era para ponerse realmente al borde de la locura, era algo más parecido al surrealismo, nada que ver con el idealismo new age. Y en ese estado exaltado es cuando los libros más simbólicos de Jung cobran sentido. 
¿Y qué hace la gente? 
En vez de practicar la imaginación activa leen el libro. Y ven los símbolos en el libro en vez de vivirlos en la imaginación activa.

Ni siquiera los libros de Liz Greene son realmente junguianos. Si uno se fija,casi todo lo que dice es sobre cosas exteriores. De Jung toma lo de los tipos psicológicos. 
Interpretar los productos de la imaginación activa es algo muy difícil. Y la astrología puede servir para eso. Y puede servir porque la literatura astrológica está en función de interpretar el exterior. Entonces ver con qué acontecimientos exteriores se corresponde la constelación del momento es lo más fácil. Eso es muy difícil, porque sin la astrología habría que saber muchísimo sobre simbolismo. 
Osea que en resumen, sería eso. En vez de usar la astrología para decirle a la gente cómo tiene que ser se la puede usar como un hilo de Ariadna para salir del laberinto en el que uno se mete con la imaginación activa. Richard Idemon sí es más junguiano... y tiene un libro que se llama así, "El hilo de Ariadna". Pero también es más de lo mismo,. Hace como todos los demás, pretende usar la astrología para reemplazar la imaginación activa.