miércoles, 27 de enero de 2016

Medusa 2



Empecé de cero con los dibujos basados en la imaginación activa. Elegí hacerlo en una carpeta N°6 común, sobre hojas Canson comunes. Me parece que eso es una manera de intentar no verlo como arte. Los dibujos de sueños y de visualizaciones no deberían ser vistos como arte. De por sí la idea de arte implica un punto de vista extrovertido, y la intención de que la obra sea reconocida por el público. O de que sea rechazada por el público. Para el caso da igual.

Ya lo había empezado hacer hace más de un año, con otras visiones.Y lo dejé en la carpeta de los dibujos de mis alumnos, de las escuelas. Y estuvo bien, les llamaban la atención. En ese momento mi idea era aprender a usar los materiales con los que dibujan mis alumnos ¿No? dominar la técnica, para conocer los límites del material.

Jung recomendaba ilustrar las visiones en un libro lujoso. Pero eso se lo recomendaba a gente que no era artista. En cambio cuando uno ya es un  artista... me parece que corresponde cierta austeridad. Si no uno se pondría a hacer un libro de artista. Que no estaría mal...

Tampoco era una época tan consumista cuando Jung recomendaba usar un libro lujoso, mandado a encuadernar artesanalmente.

Y Jung lo mostraba mientras o iba haciendo. Lo tenía en un atril en su consultorio.


1 comentario:

  1. Esto lo iba a escribir, pero ya que estoy lo dejo acá: Hoy le llevé este dibujo a Alberto. Él terminó su libro sobre los sueños, y en la tapa del primer tomo va a ir una Medusa. Pero bueno, no va a ser esta imagen. En su momento cuando hicimos la imaginación activa la idea era que la Medusa personifica ese aspecto del mundo que lo paraliza a uno. Sobretodo por el hecho de ser tan enorme ¿No? Bueno, hoy salió otra vez el tema de la mirada. Yo tengo muy exacerbado ese rasgo pisciano de no mirar a los ojos. Y eso genera muchos malentendidos. Y él me había dicho ya que para mejorar mi comunicación tenía que mirar más a los ojos, incluso hicimos un ejercicio de poner firme el brazo proyectando la mirada... bueno, no es eso. Hay otra cuestión, cómo mirar, qué mirar. Y de lo que se trata es algo que la gente hace comunmente. Es mirar buscando la respuesta al gesto de uno, o a lo que uno dijo. En el fondo es algo libriano, porque es mirar la respuesta del otro, pero ahí la iniciativa la toma uno, es esa cosa cardinal de Libra ¿No? Bueno, yo esa parte nunca la entendí. Y para peor yo tengo una mirada entrenada, pero que mira proporciones y texturas. Es decir, una mirada que cosifica. Es una mirada que mira como si el otro fuese una estatua, una estatua de piedra, o sea que es una mirada que de alguna manera también petrifica. Como la mirada de la Medusa. Y es curioso lo de la estatua, porque la estatua originalmente era un ídolo. Así que la mirada que cosifica también es una mirada que idolatra. Y en la adoración no hay relación, salvo en el BDSM. Por eso siempre tuve tantos desencuentros. Alberto me dijo que soy como un tipo que intentara luchar con los ojos vendados. Si sos Bruce Lee los cagas a palos a todos, pero si no... y es verdad, yo hace más de 15 años una vez fui a una clase de taekwondo, y no podía creer que me hubieran pegado todas las veces tan fácilmente. Y claro, me pegaban fácil porque yo al otro no lo estaba mirando. Eso es lo que le pasaba a Perseo también. Y sin embargo... Perseo lo que hizo fue mostrarle a la Medusa su propio reflejo. El espejo tiene como cierta espontaneidad. Devuelve la imagen instantáneamente y sin deformar. En la práctica me parece que sería reaccionar de manera natural, una respuesta que no esté deformada por proyecciones. Si la reacción de uno es proporcionada al estímulo (como es el reflejo que muestra el espejo, que guarda las relaciones de las medidas y los contrastes) lo que hay de Medusa en el otro se va a disolver. Porque el problema es que la Medusa está de los dos lados, como se está de los dos lados del espejo.

    ResponderEliminar